Pilates

Pilates es un método de entrenamiento físico que, sin embargo, va más allá de ser solamente eso, el simple fortalecimiento de los músculos. Es un método global, que hace que mejoremos la entera percepción que tenemos del propio cuerpo – la manera en la cual «sentimos» nuestro cuerpo – como respiramos, como caminamos, como dormimos, como nos movemos y «envolvemos» en el mundo. Está especialmente enfocado a fortalecer y tonificar la musculatura profunda, la cual da a nuestro cuerpo mayor equilibrio, mayor eficacia en el movimiento y mayor presencia. Se fortalece el core, el llamado “power house”- se trabaja la zona del abdomen de manera absolutamente integral y sin comparaciones con los otros métodos. Lo que se busca es el movimiento fluido, controlado y preciso.

Hay una total dedicación mental a lo que haces y, sobre todo, como lo haces. Se va siempre hacia el ideal – lo mejor que puedas, hoy! Se está completamente presente en cada fibra del propio cuerpo, en cada músculo, la mente está aquí y ahora, y se funde en un solo cuerpo-mente, dinámico, fuerte y presente. Practicar Pilates regularmente crea un cuerpo con elevada flexibilidad y coordinación, le da un nuevo ritmo al movimiento y eleva el mismísimo placer de movimiento. Si normalmente practicas algún deporte, como por ejemplo el tenis, el running, o la natación, gracias al Pilates encontrarás que tu técnica ha subido a otro nivel, porque Pilates es exactamente eso – es rejuvenecer el cuerpo por completo, rediseñarlo, fortalecerlo, reequilibrarlo, enderezarlo y prepararlo, por dentro y por fuera, para cualquier desafío que nos espera a la vuelta de la esquina!

«No paramos de ejercitarnos porque envejecemos, envejecemos porque paramos de ejercitarnos.” Dr. K. Cooper 

Los principios fundamentales de Pilates

Respiración

La respiración es el primer acto de la vida y el último, es la base de la mayoría de las técnicas de relajación, de conectar contigo mismo, para liberarnos del estrés del mundo de afuera y llenarnos de vitalidad, paz, energía, conciencia y optimismo ¿Qué sucede cuando respiramos? Sacamos el dióxido de carbono, lo que no necesitamos y nos llenamos de oxígeno – lo vital, lo nutritivo, lo sano. ¡Oxígeno es vida, fuerza, salud, es todo! Una sesión de Pilates es exactamente esto – un entreno con la respiración profunda, sentida, activa, vitalizante, y vigorizante.

Concentración

Durante la clase de Pilates estás en aquí-y-ahora, solamente piensas en lo que quieres hacer, en el movimiento que quieres realizar. Tu cuerpo y tu mente se funden en uno solo, estas focalizado, motivado y eficiente, y el ejercicio llega a ser una más profunda expresión de ti. 

Centro

Anatómicamente, los músculos que forman parte del core, nuestro segmento somático central son: el diafragma, todos los abdominales: el transverso abdominal, los oblicuos internos y externos y el recto abdominal; la musculatura de la región lumbar: los multifidos y el cuadrado lumbar, y los de la pelvis: el psoas, el suelo pélvico y los glúteos. Decir que se trabaja desde el centro» quiere decir que cualquier movimiento que haces, lo empiezas desde ahí y lo controlas desde ahí. A través de la respiración y la contracción muscular, el impulso para la acción sale desde aquí y hace que el movimiento sea controlado, eficiente, sano y equilibrado. El resultado de eso no es solamente un vientre fuerte y tónico, sino un movimiento ideal, sin tensiones, sin lesiones y sin rigidez. Se encuentra la gracia y la levedad incluso en un ejercicio desafiante y la sesión de Pilates se convierte en un baile entre tu mente, tu cuerpo y el cosmos.

Control

No es el cuerpo que hace lo que puede y tú lo observas, lo «sufres» pasivamente, sino eres tú, junto con tu profesor, que decides exactamente como y que vas a hacer. Empiezas el movimiento con la respiración y la activación del core y con la mente acompañas el cuerpo, en su totalidad, en ejecutar cualquier movimiento que se está actuando. No hay impulsos bruscos o empujes descontrolados. Es como conducir un coche – nada va por cuenta propia sino todo lo que sucede es porque tú lo guías!

Precisión

Muchos ejercicios Pilates, al verlos, parece que no se diferencian de otros sistemas de entrenamiento. Pero una vez que los empiezas a practicar dentro de la sesión de Pilates, bajo la guía de un profesor atento, descubres un mundo totalmente nuevo. Descubres el significado, el objetivo verdadero de todos y cada uno de los movimientos. Y la precisión es un camino para llegar ahí.

Fluidez

La fluidez es otro sello inconfundible de Pilates. Dado que este está enfocado en crear un cuerpo con capacidad de movimiento grácil, controlado y eficaz, sin rigidez ni tensión, con una armonía interna profunda, la fluidez entre un ejercicio y otro, entre un movimiento y otro, es un eslabón, un ingrediente indispensable para llegar al total éxito de nuestro proceso de entrenamiento!

“Es un proceso lento, pero abandonarlo no lo hará más rápido. Cuando piensas en dejarlo, piensa en porque lo empezaste!”

Pilates Clásico

Muchas veces, en el mundo de Pilates, oímos hablar de Pilates clásico y Pilates contemporáneo. ¿Cuál es la distinción?

El método de entrenamiento Pilates lleva ese nombre por su creador, el señor Joseph Pilates. Así que practicar el Pilates clásico quiere decir practicar el Pilates siguiendo el modelo que el mismo Joseph instruyó – ejercicios desarrollados por él, con el orden y los objetivos estabilizados por él. Un profesor de Pilates clásico ve que en esa forma original de enseñar y practicar el método, se revelan exactamente sus objetivos finales- un cuerpo fuerte, tónico, equilibrado y elástico. Hay una lógica intrínseca en primero calentar el cuerpo, activarlo, luego desafiarlo y retarlo, sin embargo también relajarlo entre ejercicio y ejercicio, en la manera lista, sin parar de verdad. Un fluir constante entre fortalecer, estirar, desafiar y equilibrar. Se pasa por todos los planos en manera lógica, progresiva. Todo eso hace que Pilates funcione. Practicar Pilates clásico quiere decir aceptar, con gratitud y asombro, la altamente desarrollada libreta de instrucciones que Joseph nos dejó, y mantenerse lo más fiel posible a sus páginas!

Sanya práctica y enseña el Pilates clásico.

“Tanto si piensas que puedes como si piensas que no puedes, tienes razón!” Henry Ford